digestologo barcelona, doctor santos vicente, intestino irritable,

Intestino Irritable y Celiaquía, últimas investigaciones.

Entrevista al Doctor Javier Santos Vicente.

Realmente me hace mucha ilusión realizar esta entrevista, el Doctor Santos ha jugado un papel muy importante en mi recuperación. Lo conocí por casualidad en un momento muy difícil, estaba cansada de visitar médicos, digestólogos, dietistas….. y nada, yo no me recuperaba de mi Celiaquía.

El Doctor Santos me ayudó no sólo médicamente hablando, sino que como persona es inmejorable. Sí, quiero remarcar el TRATO HUMANO, tan importante cuando visitas un doctor y estas asustado, desanimado y desesperado y muchas veces muchos doctores lo han olvidado en casa….. Agradeces tanto una sonrisa, unas palabras de ánimo, sentido del humor….. Pues el Doctor Santos te lo ofrece y te ayuda a afrontar tu problema de la forma más relajada posible.

Cuenta con un amplio currículum, actualmente dirige la Unidad de Neuro-inmuno-gastroenterología en el  Institut de Recerca de la Vall d’Hebrón (VHIR) y tiene consulta privada en la unidad de Neuro-grastroenterología del Instituto de Dermatología Ignacio Umbert en Barcelona.

“De todas las Enfermedades del Sistema Digestivo, incluido el Hígado, un 50% mínimo están relacionadas con nuestro Estilo de Vida”

intestino irritable, coach nutricional, dolor abdominal

AE: Hola Doctor, mi primera pregunta es, ¿Qué síntomas nos pueden alarmar para que nos podamos plantear que debemos ir a visitar a un Digestólogo, ya que no tenemos algo pasajero?

DS: Hola Anna. Bueno, los síntomas más comunes yo diría que son, por un lado, problemas digestivos altos relacionados con el estómago, como el dolor, aparición de nauseas, vómitos, sobre todo si son repetitivos, estoy hablando de cuadros médicos no esporádicos, y por lo que hace referencia a la parte de los intestinos, cambios de tu ritmo natural, diarreas, estreñimiento, dolor, pérdida de peso, fiebre, sangrado…. Estos a mi parecer son los síntomas principales que deben de preocuparte un poco.

AE: ¿Qué consecuencia o qué papel juega el Estrés continuado en el Sistema Digestivo?

DS: De todas las enfermedades del Sistema Digestivo, incluido el hígado, probablemente estamos hablando de un 50% mínimo tienen una relación más o menos directa con la vida diaria del paciente, con acontecimientos estresantes, situaciones personales, familiares, situaciones profesionales… Esto está clarísimo. El Estrés juega un papel muy importante en el Aparato digestivo.

AE: ¿Me podría describir qué es el Síndrome del Intestino Permeable y si mantiene alguna relación con los trastornos relacionados con el GLUTEN?

DS: Técnicamente, desde un punto de vista científico, es más correcto decir Síndrome del Intestino Irritable, donde una de sus principales características es el aumento de la Permeabilidad Intestinal. Aclarado esto, es una enfermedad tremendamente frecuente, estamos hablando de un 10 – 15% de la población adulta que lo padece y que desgraciadamente, es cada vez más frecuente. Enfermedad estrechamente relacionada con el estrés, y los síntomas fundamentales que encontramos son dolor abdominal y diarrea o estreñimiento, es lo más común. Hay muchas enfermedades que pueden dar estos síntomas, y por lo tanto, siempre tenemos que hacer una investigación inicial para descartar otra enfermedad que provoque los mismos síntomas, entre ellas la Celiaquía o alguna Intolerancia.

Referente a la relación con el Gluten, estudios nos demuestran, que dentro de la población con el Intestino Irritable, es mucho más frecuente encontrar personas sensibles al Gluten que en la población normal. Esto está claro.

AE: Y, ¿A qué otros trastornos o enfermedades se puede asociar?

RC: Esto es una pregunta importantísima, porque una de las principales características que te he comentado es el dolor, y por lo tanto, el Síndrome del Intestino Irritable se asocia con otras enfermedades de dolor Crónico, como son la fibromialgia, la Sensibilidad Química, Fatiga Crónica, Cefaleas Crónicas, Migrañas Crónicas, Dolor Pélvico crónico… Hay un montón de enfermedades que se caracterizan por el dolor crónico asociadas al Intestino Irritable, pero luego hay otras enfermedades digestivas también asociadas a enfermos con el Intestino Irritable. Así, vemos que enfermos con esta patología tienen más dispepsia (mala digestión), más alergias alimentarias, intolerancias, reflujo…. Finalmente, existe otro grupo de pacientes con Intestino Irritable, que de manera primaria o secundaria, también padecen problemas psicológicos o psiquiátricos, como ansiedad y depresión.  Son muchas las enfermedades que se asocian, todas ellas tienen en común una micro-inflamación en la mucosa, en la superficie del intestino (no es fácil de detectar) y que está relacionada directamente con la sintomatología.

Como es obvio, cuantas más enfermedades asociadas tenga un paciente, la calidad de vida y las relaciones sociales y familiares, se ven más afectadas y reducidas, lo que aún aumenta más la severidad de los síntomas.

” Entre un 10 y un 15% de la Población adulta sufre el Síndrome del Intestino Irritable”

AE: ¿Qué puede provocar que un intestino se vuelva irritable? ¿ Hay predisposición genética?

DS: Sí, hay predisposición genética, se han descubierto entre unos 40 y 50 genes o polimorfismos (que son mutaciones específicas en algún gen), casi todas relacionadas con el sistema Inmune, con el sistema nervioso, con la regulación de la segregación de adrenalina  o serotonina, que son moléculas muy importantes, que predisponen a estos pacientes a desarrollar los síntomas. También sabemos que es una enfermedad que afecta en general más a las mujeres que a los hombres, como otras enfermedades de dolor crónico, pero tenemos que remarcar que no obligatoriamente si tienes estos genes, vas a desarrollar un Síndrome del Intestino Irritable.

Por lo que en el desarrollo del Síndrome del Intestino irritable influyen varios factores; primero, una base genética (heredada), y sobre todo tu entorno vital, lo que llamamos EPIGENÉTICA (todo lo que hacemos en nuestro día a día, el lugar donde vivimos, qué comemos, cómo nos relacionamos, el estrés que vivimos, lo que nos divertimos, si sufrimos…). Todas estas cosas, los acontecimientos vitales, influyen muchísimo en la manifestación de las enfermedades, para que sean más o menos severas, y en particular en esta enfermedad en concreto.

intestino irritable, flora intestinal, colon irritable

AE: Actualmente, ¿Hay alguna forma de diagnosticar el Intestino Irritable al igual que hay en la Celiaquía?

DS: El diagnóstico hoy en día se basa en unos criterios sintomáticos (básicamente dolor y cambio de ritmo intestinal), pero en la mayoría de los casos esto no es suficiente para diagnosticar la enfermedad, por lo que se deben hacer pruebas para excluir otras enfermedades que causan los mismos síntomas (como la enfermedad celíaca, la mal absorción de sales biliares, etc…)

Se está buscando poder medir la permeabilidad intestinal, ya que puede ser un biomarcador de la enfermedad (se ha visto que quien tiene una permeabilidad intestinal más alta tiene síntomas más severos) y lo que queremos es poder medir estos biomarcadores mediante análisis de sangre, asociar moléculas que circulen por la sangre a esta enfermedad, y por lo tanto poder diagnosticar la enfermedad de forma no invasiva para el paciente.

AE: Ok, una vez que sabes que tienes el Intestino Irritable, ¿Podemos volver a recuperarlo a un estado normal? y, ¿Qué importancia tiene una alimentación correcta para que se pueda recuperar?

DS: Sin ninguna duda ! La dificultad está en saber hacerlo. Evidentemente, todavía no podemos modificar la genética, pero sí podemos actuar sobre los factores epigenéticos que han desencadenado la enfermedad y por lo tanto el aumento de la permeabilidad: el tabaco, el estrés, el alcohol, los antibióticos, las infecciones, malos hábitos alimentarios… Todo esto son factores precursores, y hay que modificarlos.

También hay que tratar la inflamación del intestino, parte fundamental que mantiene esa permeabilidad intestinal alterada, hay que actuar también sobre la flora intestinal, que también es otro factor importante, y hay que actuar sobre el sistema Nervioso.

Es un tratamiento prolongado, no es una infección que se trata en 15 días o un mes y ya está, son tratamientos largos, 6 meses, 1 año, que incluyen a menudo la modificación de hábitos de vida…. pero al final la recuperación de los pacientes es muy satisfactoria. No se cura la enfermedad, pero puedes llevar una vida perfecta y digna con una serie de premisas.

Referente a la alimentación, nos hemos dado cuenta en los últimos 10 años que hay una una relación muy estrecha entre algunos alimentos y la recuperación o la eliminación de algunos síntomas del intestino, y a la vez conocemos que hay ciertos alimentos que son más perjudiciales y que pueden irritar más e incrementar la permeabilidad intestinal. Esto ha hecho que los Gastroenterólogos dediquemos más tiempo a aprender de nutrición o a trabajar con profesionales de la Nutrición que en definitiva son los que nos van a ayudar a manejar mejor estas enfermedades. La relevancia es Máxima, es muy, muy importante que el paciente y el Doctor entiendan que la Nutrición juega un papel fundamental.

” Sin duda, un Intestino Irritable se puede recuperar, con el tratamiento adecuado”

AE: Por tanto, ¿Cómo valoras la colaboración entre un Doctor y un Coach Nutricional en la recuperación de un paciente con problemas Digestivos?

DS: La Nutrición y la figura del Coach Nutricional son herramientas fundamentales para el manejo de estos pacientes. Una buena alimentación es básica. Nuestras células se alimentan de nutrientes, los necesitan. Si los nutrientes que les damos son malos o de mala calidad o se los damos en un momento inadecuado, pues obviamente la respuesta no es la misma. Los nutrientes tienen capacidad antiinflamatoria, por lo que nos pueden ayudar a tratar la enfermedad.  Es más, tienen muchas capacidades  beneficiosas que todavía no conocemos.

La colaboración para mi es básica ya que normalmente el Gastroenterólogo no tiene ni la formación ni el tiempo para hacer este tipo de tarea de acompañar en el día a día al paciente y educarlo en este sentido. En cuanto a la Nutrición, podemos asesorarlo de forma más general, pero de hecho, muchos de estos pacientes se van a beneficiar muchísimo de una colaboración estrecha entre el Doctor y el Coach Nutricional. Para mí, es una herramienta tremendamente útil y necesaria para obtener una respuesta más consistente.

” La importancia de la Nutrición, para tratar esta enfermedad es Máxima. La colaboración entre el Doctor y el Coach Nutricional beneficia mucho a los pacientes que la sufren”

alimentos fermentados, colon irritable, coach nutricional, anna edo

AE: Hábleme de la Zonulina, ¿Qué es? y ¿Qué rol juegan los inhibidores de Zonulina en estas enfermedades, en su curación y en la prevención de la Celiaquía y de enfermedades autoinmunes?

DS: La Zonulina es una molécula análoga a otra molécula llamada haptoglobina 2, que se encuentra en nuestro organismo, en la mayor parte de las paredes celulares de las mucosas. Inicialmente en la enfermedad Celíaca se describió que circulaba en grandes cantidades en la sangre de estos pacientes. Finalmente se ha podido identificar que es una molécula que regula directamente la permeabilidad intestinal, es un buen marcador potencial, aunque faltan investigaciones para corroborar su utilidad.

Hoy en día ya existen tests en el mercado para medir los niveles circulantes de zonulina, como medida indirecta para medir los trastornos de permeabilidad intestinal, y ya existen también ensayos en Fase 3 con moléculas antagonistas que bloquean la acción de ésta, en particular, la molécula más conocida se llama LARAZOTIDE. Pero, se está trabajando también con otras moléculas que cumplen el mismo objetivo, ya que bloqueando la zonulina, se podría regular la permeabilidad intestinal y por tanto,  los pacientes celíacos, también afectos de un trastorno de permeabilidad,  teóricamente podrían comer en momentos puntuales pequeñas cantidades de gluten sin provocar reacciones indeseables en su cuerpo.

Ya veremos qué pasa, pero realmente hay abierta una vía muy importante de investigación en este aspecto, y no sólo para ayudar a los pacientes Celíacos, sino que nosotros mismos, aquí en el Institut de Recerca,  estamos haciendo estudios con la zonulina para ayudar a los pacientes que sufren el Síndrome del intestino irritable y probablemente nos encontraremos con los mismos resultados que con los enfermos de Celiaquía, esperamos que sea un marcador que nos ayude a monitorizar la enfermedad y su tratamiento.

AE: Última pregunta, ¿ Aparte de la Zonulina, en qué se está trabajando actualmente? En otras palabras, ¿Qué medicamentos están previstos que salgan al mercado para ayudar en el tratamiento de las personas que sufren el Intestino irritable o una  Celiaquía?

DS: Hay muchas vías de investigación abiertas y muy avanzadas. Se está tratando de identificar cuáles son los mecanismos concretos de estas enfermedades. Se ha incidido últimamente mucho en el papel que juega la Flora intestinal, las bacterias, los hongos…. en la permeabilidad intestinal. Hay una segunda vía también muy importante que son todos los estudios genéticos o epigenéticos de estas enfermedades, describir nuevas asociaciones con trastornos heredados o con alteraciones moleculares. Finalmente hay una tercera vía muy importante, que es el estudio de la conexión entre el cerebro y el intestino, en los dos sentidos, de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo, es bien reconocido que el intestino se le llama el Segundo Cerebro entonces la conexión que existe entre ambos es muy importante conocerla.

A nivel de fármacos y medicamentos creo que vamos a vivir un auténtico Boom en los próximos años.  En el mercado ahora ya tenemos fármacos nuevos específicos para tratar alguna de las variables del Intestino Irritable, sobretodo la que se manifiesta con estreñimiento, pero en el próximo año van a salir nuevos fármacos para tratar la otra variante que se manifiesta con diarrea. Son fármacos que básicamente lo que hacen es bloquear o inactivar moléculas o vías de señalización que sabemos que están implicadas como receptores, opioides, taquiquininas, serotonina…

El tratamiento clásico se sigue basando en Nutrición por un lado, Ejercicio Físico, y después hay una serie de fármacos de carácter básicamente sintomático que ayudan al paciente a mantener una vida cómoda, pero por desgracia de momento no son fármacos que terminen de erradicar el problema. También es fundamental tratar la inflamación intestinal, éste creo será el gran avance en los próximos años, ya que si tratamos en paralelo la inflamación intestinal podemos regular mejor la permeabilidad intestinal y por lo tanto hacer que las respuestas clínicas sean más consistentes.

En cuanto a la Celiaquía, también está previsto una ventana terapéutica enorme, van a salir nuevos fármacos, desde el LARAZOTIDE que hemos hablado anteriormente para bloquear la zonulina, pero después existen estudios de 8 o 10 moléculas mínimo donde al  conocer más o menos las etapas de desarrollo de la enfermedad celíaca en la pared intestinal, con estas moléculas se busca bloquear específicamente todas estas etapas.

En resumen, en los próximos 5 – 10 años vamos a vivir un Boom de fármacos relacionados con estas enfermedades, pero no sólo fármacos, hemos hablado de la importancia de la Nutrición y en este aspecto, se están creando nuevas Guías Nutricionales mediante acuerdos entre profesionales diferentes, endocrinos, pediatras, nutricionistas, fisioterapeutas… en fin, diferentes profesionales  se unen para poder crear unas Guías Nutricionales que ayuden a estos pacientes a vivir con una mejor calidad de vida.

El futuro de estos pacientes es muy esperanzador.

AE: Muchas gracias Doctor por su tiempo dedicado, ha sido una entrevista realmente muy interesante.

Déjanos tu comentario

Otras notícias relacionadas

  • Entrevista al Dr. Santos, Digestólogo de Barcelona, donde nos habla de las últimas investigaciones sobre el Intestino ir

  • Estoy encantada que estés leyendo mi blog! La verdad es que me hace mucha ilusión poder compartir mis conocimientos, exp